sábado, 24 de julio de 2010

Bilingüismo y competencia lingüística


Hay mucho monger suelto por el mundo, se lo digo yo, gente que se cree que eres un diccionario y que eres bilingüe en todas tus combinaciones lingüísticas. Uno de los clásicos es “¿no sabes decir =insert word here= en inglés? Pues vaya traductor eres…”. La idea de que los traductores somos bilingües está muy extendida. Incluso entre los propios estudiantes de la licenciatura. Como lo oyen. Como si la mayoría de estudiantes de TeI no fuéramos españolitos de a pie que hemos aprendido un par de idiomas a base de echarle horas y horas rellenando huecos en ejercicios de gramática.

El bilingüismo, señores, visto desde un punto de vista estricto, no puede desarrollarse. Se adquiere de forma natural y progresiva, creciendo en un ambiente en el que se hablan dos idiomas. Por lo general, familias en las que los padres poseen diferente nacionalidad o países con más de un idioma (como por ejemplo Suiza o Cataluña). Convertirse en bilingüe es imposible desde un punto de vista cognitivo (los mecanismos para poder hacerlo se desarrollan durante la infancia). Y por otro lado, ¿qué entendemos por nativo? Porque el nivel de un inglés de los barrios bajos de Londres tendrá poco o nada que ver con un trabajador de clase media de Liverpool (hola Mire), un profesor universitario de Escocia o una abuela australiana.

Y eso que no les negaré que ser bilingüe es mucho más sexy que esas gentes monolingües que hacen de su única lengua su bandera y seña de identidad.

Pero bueno, en cualquier caso, si hablamos de bilingüismo entre los alumnos de TeI, deberíamos añadir la coletilla de “funcional” al término. A esto es a lo que nos referimos cuando comentamos que alguien que termina TeI debería posee un nivel C2 en su lengua B. (jajajaja) Señores, que de lo que hablamos es de la capacidad de desenvolverse en prácticamente todos los ámbitos como un nativo. Y eso no implica, necesariamente, conocer el significado de todas las palabras del léxico inglés (del mismo modo que, como nativos españoles, desconocemos el significado de muchas palabras de nuestro idioma).

Además, cuando hablamos de niveles de competencia lingüística no deberíamos olvidar que la competencia lingüística de un traductor varía a lo largo del tiempo y que no es uniforme entre las diferentes disciplinas. Por ejemplo, es habitual que una traductora posea mejores habilidades en el marco de la escritura y comprensión de textos, mientras que una intérprete poseerá mejores dotes comunicativas y de comprensión oral. La práctica lo hace todo. Y aunque una vez alcanzado un nivel éste no se pierde, dicen, si es cierto que puede requerir cierta práctica recuperarlo.

Ais, miren que prometí que el blog sólo trataría cuestiones frívolas y con poco o nada de teoría. Pero es que hay días que me levanto de un gafapastismo que lo flipan...

Y me repito, la gente bilingüe no sólo usa mejor la lengua, sino que es más sexy y más de todo.

Un beso.

5 comentarios:

mirror dijo...

"países con más de un idioma (como por ejemplo Suiza o Cataluña."
CAMPEÓN xDDD

mirror dijo...

Viva ser bilingüe, viva Liverpool y viva Manchester, che. Y Stoke, I guess. :D
p.d.: ¡hola! Esta noche, para honrar a mis vínculos con la pérfida Albión, ceno curry. Mieeeen omnomnomnom.

Natalia dijo...

Visca Catalunya, falta dir, Mireia.

Anónimo dijo...

Ojo al dato. Cataluña es un país. Entonces España debe de ser una provincia. Y ya entramos de nuevo en la lengua por los nacionalismos, como en el Quebec (provincia, pero ponle país si quieres.

Soledad dijo...

Hola
Mi pregunta es si podemos usar la caricatura de los maestros bilingües en un manual que estamos haciendo y que queremos publicar, citando la fuente por supuesto.