jueves, 4 de noviembre de 2010

Los corpus son el nuevo negro


Pues si, como lo oyen. Para esta temporada se llevan los corpus en traducción, así que vayan haciendo hueco en sus discos duros que se lo estoy avisando desde ya. Y esto no lo digo yo, que lo sepan, que si no miren a ver que seguro que encuentran, que hasta Peter tiene un corpus de lo que sea.

Si les soy sincero, yo no tengo ni idea de informática y demás. Que quieren que les diga, será que soy vintage y paso de estas cosas; así que me permitirán que les hable, en boca de la doctora Baker, del porqué de esta moda. Resulta que, y tiene toda la razón, hasta este momento se publicaban estudios de todo tipo en los que difícilmente podíamos refutar nada (vaya usted a leerse toda la literatura al respecto –en el/los idioma/s que sean-, todas las fuentes, repase el estudio, encuentre fallos y luego vaya y se lo cuenta al investigador en cuestión). Pero con esto de los corpus todo es transparente y directo y si Peter dice que ha encontrado un patrón concreto en los procedimientos de cohesión lingüística en la traducción de textos de mecánica del ruso al serbocroata, pues en un momento puedo comprobar lo que dice y o bien quitarme el sombrero o tirarle el estudio a la cara. Fácil y sencillo, y si no queda satisfecho le devuelven el dinero.

Y es que claro, a través de corpus podemos estudiar un montón de cosas:

-El estilo de un traductor, por ejemplo

-Los deslizamientos/shifts que se observan en el texto de partida y de llegada

-Estudios históricos (patrones y la evolución de los mismos durante el siglo XX)

-Estudios forenses que determinen si una traducción es plagio de otra o no

-O el estudio y comparación de originales y traducciones y ver si es cierto que podemos distinguir cuál es cuál, por ejemplo

Respecto a este último punto, al analizar originales y traducciones entre el TEC y el BNC, miren ustedes qué datos más curiosos salen sobre cómo se traduce el reported speech hacia el inglés y qué hacen los autores originales en su día a día:


REPORTED SPEECH

WITH “SAID”

Translational English Corpus

British National Corpus

THAT

46.5 %

19.2 %

ZERO

53.5%

80.8%


Como pueden observar, los traductores hacia el ingles gustan de utilizar ese THAT tan voluntario (un 46.5%, para ser exacto), yendo a contracorriente de lo que los nativos de lengua inglesa hacen con su lengua, en el que solo el 19.2% de los casos optan por utilizarlo.

Podríamos discutir a muerte las razones de por qué esto sucede, que si al ser una actividad más formal los traductores deciden incluir el THAT, que si es que tenemos una voluntad intrínseca de clarificar las cosas y con el THAT queda más claro, que si cobramos por palabra y que al usar el THAT estamos sacando más dinero… Busquen ustedes la que más les guste.

La cosa es que los corpus son bien, y éste del que les hablaba, el Translational English Corpus, tiene ya unas diez millones de palabras traducidas al inglés y accesibles a las gentes de Dios.

Desde aquí les animo a crear sus propios corpus y estudiar cosas. Quién sabe, ustedes podrían ser la nueva Sara Laviosa.


3 comentarios:

Rob* dijo...

Este post está dedicado a nuestra amiga Ali, que, desde Rusia, tiene uno de los mejores blogs de moda de nuestro país. écehnle un vistazo, oigan:

http://www.single-fabulous.blogspot.com/

Alejandro Moreno-Ramos dijo...

:) :)

Ally dijo...

¡Gracias querido mío!

Ser tú si que es el nuevo negro ;)

Besotes!