domingo, 8 de julio de 2012

Jornadas de Traducción Jurídica Universitat Jaume I

Vengo a contarles, rápidamente en un post de julio, que esa semana pasada estuve en las VIII Jornadas de Traducción Jurídica, que este año hacían hincapié en el presente y el futuro de la traducción y la interpretación ante los tribunales en Europa. La verdad es que estaba algo desconectado con todo y las jornadas me volvieron a inyectar la dosis de ganas que necesitaba, como siempre que participo en cosas así.

Durante tres días, el equipo organizador de la Universitat Jaume I se encargó de dar forma a unas jornadas más que interesantes, de las que me gustaría destacar la calidad en la selección de los ponentes, algo que no sólo pensé yo, se lo juro. Y el resultado, cómo no, increíble, desde la conferencia sobre la situación actual de la traducción y la interpretación judicial en España y el Reino Unido (Maribel del Pozo y Teresa Grau) hasta las lecciones de derecho procesal comparado para traductores judiciales (Ana Beltrán).


Y todo en un ambiente distendido en el que los traductores noveles y los estudiantes de TeI presentes pudieron mezclarse con traductores profesionales y expertos en derecho procesal y empaparse de sus experiencias y consejos.

Las jornadas acabaron con la visita a la Ciudad de la Justicia de Valencia, en la que, como algo excepcional, los asistentes pudimos ver zonas que normalmente no están disponibles al público, como los locutorios o las salas de reconocimiento que se encuentran en el sótano del edificio.

Uno de los momentos más tensos, sobre el que me explayaré en otro post, se dio en la última mesa redonda, que versaba sobre el papel de las asociaciones de traductores, los profesionales de la justicia en la mejora de la situación socioprofesional de los TI judiciales. Presentes en esa mesa estaban María Jesús Blasco, Maribel del Pozo, Claudia Angelleli, Juan Miguel Ortega y una representante de la empresa Seprotec, de cuyo nombre no me acuerdo y que estaré más que encantado de actualizar si alguien me lo proporciona. Pues bien, así en breve les diré que Seprotec, por si no lo saben, tiene una gran parte de la subcontrata de la traducción judicial en España y que no es adalid ni estandarte de la calidad en los servicios de TeI judicial. Al final de la mesa los presentes llegamos a la conclusión que la pobre representante de Seprotec, apabullada por datos, experiencias y demás, no tuvo otra que salir de la sala con la cabeza gacha. 

De todos modos, esto no me da tiempo a contárselo a estas alturas del post; así que se lo contaré otro día. Mientras tanto les paso un link a algunas de las fotos, disfrútenlas. (más fotos por aquí).

No hay comentarios: